Cómo empezar a estudiar un idioma, ¡ahora mismo!

Dime la verdad: si te pregunto si quieres aprender un idioma extranjero, me dices que de inmediato. Todo el mundo quiere aprender un idioma extranjero … para hablar con amigos extranjeros o con la gente cuando viajamos. Entonces ¿por qué todavía no empezaste a aprender uno? O tal vez incluso hayas empezado a estudiar, pero renunciaste después de poco tiempo … Sé que estudiar es aburrido, y hacer los ejercicios aún más, y las palabras que aprendiste ayer, ya te se olvidan… Siempre dices que “Sí, es verdad, tarde o temprano voy a aprender este o otro idioma”, pero luego ¡nunca lo haces!

Así no vamos a ningún lado… ¿Pero por qué pasa esto?

Hablar un idioma extranjero es un proyecto

El problema es que el aprendizaje de un idioma extranjero no es simplemente como pedir un deseo. Los idiomas no se pueden comprar en el supermercado. No se puede comprar uno esta mañana y empezar a hablarlo esta noche. Hablar un idioma extranjero es un proyecto, muchas veces un proyecto a largo plazo y cómo todos los proyectos sólo pueden funcionar si tienes un plan. Claro que hacer un plan sin tener idea de cuáles puedan ser las dificultades que encontraremos puede ser muy complicado. Puedes sentirte perdido y confundido y renunciar incluso antes de empezar, o poco después, y pensar que aprender un idiomas es demasiado complicado.

Encuentra tu método

La verdad es que el idioma más difícil de aprender es casi siempre el primero. Porque no sabes todavía cuál es tu método preferido para aprender: no sabes si te gusta aprender con imágenes o leyendo, o escuchando, o escribiendo, o si necesitas hablar desde el primer día. Todo el mundo te va a aconsejar un método diferente, pero en realidad eres tú que tienes que probar varios hasta encontrar el más adecuado para ti. Una vez que has descubierto cuál es, aprender incluso un tercero o un cuarto idioma será mucho más fácil.

Imagínate que aprender un idioma es cómo llegar a un nuevo destino, pero para llegar allí primero tienes que aprender a conducir. Si no sabes cómo conducir, incluso llegar a un destino muy cerca será muy complicado. Una vez que aprendes a conducir, puedes ir hasta los destinos más remotos y por lo tanto los idiomas más difíciles.

Los 4 puntos para empezar a aprender un idioma ahora mismo

Ahora, cómo realizar este proyecto:

1) ¡Tienes que empezar ahora!

En primer lugar tienes que parar de decir que tarde o temprano, un día, empezarás a estudiar un idioma. Al contrario, ¡tienes que empezar ahora, de inmediato! No esperes hasta que tendrás más tiempo, o que estarás más libre, o hasta después de las vacaciones, no esperes hasta Septiembre, o Enero para tener propósitos de año nuevo. Si quieres aprender un idioma, ¡empieza ahora! Cada día sin estudiar, es un día en el que no has aprendido o que no te mejoras.

2) ¡No necesitas a nadie más que a tí mismo!

La segunda cosa que hay que hacer es parar de pensar que para aprender un idioma tienes que inscribirte en clases de idiomas donde estás junto con otras 20 personas y 1 profesor explicando, lección tras lección, el verbo ser, el verbo haber, conjugaciones y reglas gramaticales. ¡Esto es probablemente el método exacto que te ha llevado a no aprender idiomas hasta ahora!

La verdad es que no necesitas a nadie más que a tí mismo para empezar a aprender un idioma. Es evidente que tener un profesor o un tutor o un Language Coach puede ayudar a lograr mejores resultados más rápidamente, pero siempre será esencial que tú hagas tu propio papel activo. Tú estás a cargo de cómo, cuándo y por cuánto tiempo quieres estudiar.

3) ¡Convierte a los idiomas en tu hábito diario!

Tal vez el punto más importante de todo el proyecto es que para aprender un idioma tienes que entender que se trata de un esfuerzo pequeño, pero constante. El aprendizaje de un idioma debe convertirse en un hábito diario, como beber un café o leer el periódico. No es importante si tienes tanto o poco tiempo. Por supuesto cuanto más tiempo, más rápido llegarás a tu objetivo final, pero estudiar 15 minutos cada día es mejor estudiar una hora el domingo, o como en las clases, 2 horas por semana. Imagínate un idioma como si fuera una planta que tienes que cuidar y regar todos los días. Si estudias, la riegas, pero si no estudias para un día, la planta sufrirá, y si no estudias durante varios días,  correrás el riesgo de que la planta se marchite. Encontra  cada día un poco de tiempo y harás progresos en el idioma que quieres aprender.

4) ¡Elige el material adecuado para ti!

Finalmente, el material. Si no sabes por dónde empezar, puedes descubrir las herramientas gratis que sugiero en el manual gratuito que recibes cuando te suscribes a mi newsletter.

No es verdad que tienes que gastar un montón de dinero para aprender un idioma, puedes hacerlo incluso gratis, o gastando muy poco.

Más adelante hablaremos de algunas de estas cuestiones más en detalle, pero por el momento me puedes dejar saber qué es lo que no te ha permitido aprender un idioma hasta ahora, o porque paraste poco después de empezar.

¿Qué te parece? Déjamelo saber dejando un comentario abajo.

No te olvides de suscibirte al newsletter para recibir noticias, y de seguir a Rafter’s Languages en Facebook, Youtube, Twitter, Google+, Instagram y Patreon.

About Raffaele Terracciano

Estudiante en serie de idiomas, Blogger, Language Coach y Tour Leader. Viajo alrededor del mundo a través de libros, idiomas, comida y, a veces, viajes reales. Actualmente me encuentro en una misión para recoger las piezas de la torre de Babel.